miércoles, 2 de mayo de 2018

RUTA DEL CARES


RUTA DEL CARES (Posada de Valdeón a Poncebos)
Ruta desde Posada de Valdeón a Poncebos. La ruta más conocida y visitada de los Picos de Europa y de su parque nacional. Un camino cómodo y tendido en su mayoría, aunque los 22 km. se hacen duros. Ha sido una suerte poder hacerla con un autocar, ya que la mayoría de los senderistas con un solo coche tienen que hacer tramos de ida y vuelta, reduciendo el recorrido.
Temperatura: 12 al comenzar y 22º al finalizar.
Punto de salida: Posada de Valdeón.
Punto de llegada: Poncebos.
Distancia recorrida: 22 kilómetros. Siete horas.
Altitud: Entre 950 (Posada de Valdeón) y 200 en Poncebos.
Fecha: 21 de abril de 2018.
Plano de la ruta. Comienza en Posada de Valdeón y finaliza en Poncebos. Pinchar en cualquier foto para ampliar
Perfil de la ruta
Por fin hacemos otra vez la Ruta del Cares (PR-PNP3). Esta vez con la comodidad de un autocar que nos recoge al final, así la haremos entera. Salimos del casco urbano de Posada de Valdeón, cruzando el puente, por un camino en la margen izquierda del Río Cares para dirigirnos a Poncebos.
Foto en representación del grupo. Son Sara, Pelayo y "las cansás" en el alto de Los Collaos. Cada poco preguntaban ¿cuánto queda? Pero después siempre iban a la cabeza del grupo.
Para hacer esta ruta con un solo coche lo habitual es comenzar por Caín, hacer la parte del desfiladero, llegando a “Los Collaos” y volver. Si se comienza por Poncebos igualmente se llega a la presa de la central en Caín y se vuelve. En total unos 20 Km. ida y vuelta.
 
 
La mañana era magnífica y la primavera comenzaba ya a inundarlo todo. Los ánimos y las fuerzas estaban intactos en estos primeros momentos.
 
 
El río bajaba con mucho caudal por las recientes lluvias y el deshielo. Además el camino era amplio y agradable, aunque hasta llegar a Cordiñanes cruzaba repetidas veces la carretera.
 

Después de Cordiñanes nos dirigimos al Mirador del Tombo donde se hizo una primera parada de reagrupamiento para las más de cincuenta personas que integrábamos el grupo. Una mirada hacia arriba, cosa extraña en un mirador, y adelante.
 
Había tramos que se hacían por la carretera, la mayoría eran por caminos que resultan más agradables, aunque más difíciles para andar. Así llegamos al Chorco de los Lobos, donde pudimos observar la forma en la que cazaban y se defendían de la abundancia de los lobos los antiguos pobladores de los Picos de Europa.
 
 
Cruzamos el río otra vez hacia la Ermita de Corona y continuamos hacia Caín. A veces por la carretera y otras veces, las más,  por los caminos laterales.
 
 
Caín es un pueblo muy bonito cuya altitud no supera los 460 metros, lo que hace que a pesar de estar en plena montaña su clima sea agradable, incluso en invierno, eso sí, las montañas que lo rodean tienen considerable altitud. Parada para comer y adelante. Ahora ya nos introducimos poco a poco en el desfiladero del Río Cares.
 
 
No damos muchas explicaciones sobre el trazado porque la ruta está señalizada en su totalidad y de manera excelente. No hay ninguna posibilidad de salirse del trazado. El Parque Nacional de Picos de Europa se ha preocupado mucho de ello.
 
 
El 1915 la Sociedad Electra de Viesgo diseño un canal que tomando el agua por debajo de Caín, movería las turbinas instaladas en la Central Hidroeléctrica de Poncebos.
Toma de agua  para la central hidroeléctrica, cerca de Caín.
 
 
El canal, unas veces en superficie y otras a través de túneles, lleva el agua a la central hidroeléctrica. Al lado del canal fue necesario realizar un camino de mantenimiento perforando las rocas y con múltiples puentes.
 
 
Desde 1950 se ha generalizado el uso de este camino, que antes era para el mantenimiento del canal, como paseo turístico por los Picos de Europa.
 
 
Ahora podemos decir que es la ruta más visitada del norte de España y por lo que se puede ver en las imágenes, merece la pena.
 
 
Desde Caín la ruta es casi en su totalidad descendente, salvo la zona de “Los Collaos” ya a poco más de dos kilómetros de Poncebos, donde hay que subir en poca distancia de 400 a casi 600 metros.
 
 
Después hay que descender de forma brusca hasta los 200 metros de Poncebos, esta es la parte más complicada de toda la ruta.
 
 
La recompensa llegar a Poncebos, recuperar energías y seguir disfrutando de un paisaje impresionante, aunque pensando también en la comodidad del autocar para la vuelta.
 
Una parada más en Arenas de Cabrales para contemplar desde allí el Pico Urriellu (Naranjo de Bulnes para los forasteros) y ahora si, de vuelta a León.
Última fotografía del día. El Pico Urriellu (Naranjo de Bulnes) desde Arenas de Cabrales.


1 comentario:

  1. Bonita ruta. Imposible perderse y las vistas espectaculares

    ResponderEliminar