lunes, 8 de octubre de 2012

RUTA VALLE PINZÓN Y ENTREVADOS (La berrea de los ciervos)

La berrea de los ciervos impresionó mucho a los novatos.
Santi, Loli, Jose, Tere, María Jesús y Amadeo.
Dificultad: Baja.
Temperatura: 0 por el camino 4º al llegar a Isoba, 19 al finalizar la ruta.
Punto de partida y llegada: Isoba (circular).
Distancia recorrida: 12 kilómetros. 5 horas.
Altitud del punto de salida: 1.381 metros (Isoba).
Altitud del punto más alto: 1.525 metros en el Collado Pinzón.
Fecha: 30 de septiembre de 2012
.
Plano de la ruta. Salida y llegada a Isoba
Comenzamos hoy la ruta en Isoba, que está a 80 kilómetros de León. Para llegar desde la capital, hay que salir por la carretera de Santander en dirección a Boñar, continuar por el pantano hasta Puebla de Lillo y  a 9 kilómetros en dirección a la estación de esquí de San Isidro nos encontramos con Isoba.
Nuestro magnífico guía Amadeo
Teníamos ganas de oir y ver una berrea de ciervos, y nuestro amigo Amadeo se ofreció a que visitáramos su pueblo, Isoba. Él nos acompañaría y podríamos disfrutar de los ciervos y de un bonito paseo por la montaña. Al amanecer ya estábamos en su casa y comenzamos a caminar en una mañana fresca y prometedora desde Isoba hacia el Collado de Pinzón.
El grupo de hoy
Cuando bajamos del coche en la plaza de Isoba, ya se oían los berridos de los venados en la lejanía, en dirección al Collado Pinzón.
Hacia allí nos encaminamos perezosamente, aunque emocionados por lo que algunos íbamos a descubrir, la berrea. La pista ascendía sin descanso. Los ciervos seguían berrando en la lejanía, pronto vimos cerca varias hembras.

Era más fácil ver rebecos, que nos observaban con curiosidad desde la falda de la Peña de San Justo. Hoy no estamos a rebecos, así que les obsequiamos con nuestra ignorancia. ¡Chulos que somos!
Amadeo nos contaba historias y anécdotas con orgullo de cada trozo de tierra que ha pisado desde la niñez. Con cierta nostalgia decía que aquello que ahora es monte bajo con brezos y piornos espesos, imposibles de caminar, antes eran limpias y agradables praderas con abundancia de pastos, perdices y urogallos cerca de los hayedos.

Otro berrido y otro venado que veíamos en la lejanía. Otro por la derecha..... teníamos cuatro o cinco venados berrando en diferentes puntos cuando llegamos al Collado Pinzón.

 Algunos más expertos los veían bien con los prismáticos. Otros primerizos tardaban un buen rato en centrarlos en su óptica.
  Esta imagen no es de hoy, pero bueno, es un ciervo puesto para  la foto.
 Con el sol y el calor dejaron la actividad "ligona" y los ciervos/venados se tranquilizaron. Les seguíamos viendo en la lejanía, pero ya paseando tranquilamente.

 Bajamos entre hayedos hacia el Valle Pinzón. Había servales del cazador y de nuevo Amadeo nos contaba que el urogallo, antes abundante en la zona, era el único animal que comía las bayas de este árbol. Ahora casi no quedan urogallos, el monte no reúne condiciones para ello.

 Continuamos caminando cuesta abajo por el Valle Pinzón, hasta llegar al Pinar de Lillo. Alli, sin llegar a la carretera seguimos por los Prados de San Justo y ascendimos al lado del río Isoba.

 Un precioso abedular nos permitió disfrutar de estos árboles derechos y blanquecinos, utilizados mucho en la medicina natural.

 El abedul tiene muchísimas propiedades como diurético, eliminando líquidos sin causar daños a los riñones. También tiene probadas propiedades antirreumáticas, hiporecemiantes, caida del cabello.........  adelgazantes. Recomendamos ampliar esta información.
Se recolectan la corteza y la savia a principios de primavera. Las hojas a finales de primavera. Las yemas a finales de invierno o principios de primavera. La corteza se debe secar al sol y las hojas y yemas a la sombra.
Unas fotos en el Pozo la Leña, un baño de los más atrevidos, unas frutas y continuamos adelante, río arriba.
 Cada poco había en el río una cascada con un pozo invitando a otro chapuzón, cosa que se repitió otra vez.

 Ahora ya hacía calor, todos en manga corta y soltando la ropa que buena falta nos había hecho a primera hora. En la foto de arriba, en el centro el Pico Torre (Asturias)
 Un buen trago de agua en la Fuente de Langreo y la llegada a Isoba se nos hizo corta. Cinco tranquilas horas de paseo con buen tiempo y el aliciente inicial de observar la berrea de los ciervos.
 Una visita al bar de Isoba. Comida en Puebla de Lillo.
 Visita a la Casa del Parque de Lillo, donde nos vendieron a 20 céntimos la pieza los planos de las rutas. Nos parece bien cobrar, al final lo que se paga se aprecia más. Así lleva la información quien realmente la va a utilizar, no para llenar contenedores.
 Comida en Puebla de Lillo


6 comentarios:

  1. la peña al completo leonesa invitada incluida estamos seguros al menos Luis y yo Leo, que si hubieramos ido se hubieran visto más cuernos, menuda vista tenemos. A las 11:30 de la noche y bebiendo a tu salud. Y el que tenga que trabajar mañana que........de gracias a Rajoy.

    ResponderEliminar
  2. besos de los Leo y los Cloney y de alguien que dice que te conoce biblicamente. TuTe, ni laDulce ni laMarga tuTe a secas.Final

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito y que placer disfrutar así del campo y la naturaleza. Felicidades.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Preciosa ruta y sobre todo excelente artículo.
    Hace falta este tipo de Blogs para darnos cuenta de la gran riqueza naturalística de la que disponemos en nuestra propia provincia de León, muy desconocida para algunos, muy valorada por otros.
    Por eso doy mis felicitaciones a los blogueros de leonesesderuta. Para que sigais recorriendo nuestros bellos paisajes y sigais mostrándoselo a la gente.
    (Rebeca, oriunda de Isoba)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rebeca. Ya puedes estar orgullosa de tu pueblo. Isoba, y toda la zona, es una pasada, muy bonito. Ya nos pondremos en contacto contigo para que nos acompañes a hacer otra ruta por la zona y...........contarlo.

      Eliminar